Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Basel, de Suiza, durante unas excavaciones realizadas en el Valle de los Reyes del Alto Egipto , han encontrado uno de los relojes solares más antiguos  del mundo. Los arqueólogos, bajo la dirección de la  Profesora Susanne Bickel encontraron el reloj mientras limpiaban la entrada a una tumba.

Valle de los Reyes. Reloj más antiguo del mundo
El reloj fue encontrado durante las excavaciones cerca de una vivienda de piedra, en la cual vivían los obreros encargados de la construcción de las tumbas faraónicas.

El descubrimiento consiste en un disco de piedra caliza (que llaman Ostracon) del tamaño de un platillo. Sobre el mismo está grabado un semicírculo de color negro, que consiste en doce segmentos iguales de quince grados cada uno y un hoyo en el centro para insertar un tornillo de madera o de metal que proyectaría una sombra para mostrar las horas del día. El artefacto tiene una edad estimada de cerca de tres mil trescientos años.

Una hendidura, en el medio de la línea horizontal de la base, de aproximadamente 16 centímetros de largo, servía para insertar un perno de madera o metal que proyectaría una sobra mostrando la hora del día y pequeñas marcas situadas en el centro de cada sección, se usaban para medir el tiempo de forma aún más detallada.

Ostracon Reloj Egipcio
Los investigadores sugieren que este reloj de sol ha sido utilizado en el siglo 13 antes de Cristo (a.C.) por los trabajadores de la construcción de las tumbas, , puede que este reloj fuese para calcular las horas de la jornada laboral, aunque mucho me temo que serían de sol a sol.

Los primeros relojes de sol conocidos del registro arqueológico son los obeliscos (3500 a.C.) y relojes de sombra (1500 a.C.) de la antigua astronomía egipcia y la astronomía babilónica.

Durante las excavaciones  de este año en las que cooperaron las autoridades egipcias  con la ayuda de estudiantes de la Universidad de Basel. Se han encontrado numerosos objetos antiguos,  más de 500 objetos fragmentarios que habían sido encontrados en los años anteriores han sido documentados y preparados para el examen científico final.

¡Comparte este artículo en las redes sociales!
 

Leave a Reply